Esta semana en el “Curso de perspectiva sociocultural del aprendizaje”  se nos pidió leer un fragmento del libro Estrategias de guía en la construcción guiada del conocimiento, a partir de esto podríamos reflexionar y contestar a las siguientes preguntas: ¿Cómo el diálogo entre profesores y alumnos ayuda a los sujetos a aprender? Y ¿por qué los profesores formulan preguntas?

Antes que nada, es importante mencionar que el lenguaje es una herramienta que, históricamente, se ha utilizado para comunicar un mensaje a alguien más, sin embargo, mantiene una doble función siendo útil para crear una especie de autorregulación en las personas. El autor de esta lectura asegura que en todas las sociedades, las personas encargadas de guiar las construcciones de conocimiento lo hacen a través del uso de diferentes estrategias, las cuales permiten el desarrollo de versiones compartidas de conocimiento.

Para responder la primera pregunta, Mercer menciona que con el leguaje existe la posibilidad de revisar y reinterpretar las experiencias, y con ello utilizarlo como  la base de las conversaciones, actividades y aprendizajes futuros. En otras palabras, gracias a éste es posible crear un diálogo entre profesores y alumnos, el cual ayuda a crear, modificar y completar los procesos de enseñanza- aprendizaje. Por otro lado, este tiene un segundo propósito  que es  guiar la actividad de aprendizaje según las órdenes requeridas por un currículum.

En cuanto a la segunda pregunta, una de las razones primordiales por la que los profesores utilizan las preguntas es porque sirven para controlar la clase << ¿Ya terminaste de hablar? ¿Qué te he dicho antes?>>. No obstante, las preguntas juegan un papel muy importante en una de las técnicas principales: La obtención mediante pistas. Por medio de este método los alumnos toman una parte activa, sin embargo, en muchas ocasiones tales preguntas llevan a forzar y  a limitar las direcciones de  las discusiones.

Además de todo esto, las preguntas nos pueden ayudar a evaluar cualquier tipo de estrategia de guía, siempre tomando en cuenta el contexto y las circunstancias, dándole importancia al conocimiento. De este modo se utiliza el lenguaje para guiar los esfuerzos de los estudiantes.

Para concluir, me gustaría remarcar la importancia de analizar y cuestionarnos sí las formas establecidas y habituales de conversaciones dan las mejores vías de guía, ya que en muchas ocasiones la relación comunicativa opresiva refleja las relaciones de poder en el sistema educativo de las instituciones.

 

Bibliografía

Mercer, N. (1997). Estrategias de guía en La Construcción guiada del conocimiento. El habla de profesores y alumnos. España: Paidós.

 

Anuncios